Entregarán este lunes premios de Periodismo Científico

Los premios del concurso de Periodismo Científico Gilberto Caballero Almeida (1941-1996) serán entregados este lunes, en esta capital, a profesionales del sector sobresalientes en la divulgación de la ciencia y la innovación tecnológica, informa la AIN.

Solo en prensa plana el jurado recibió 135 trabajos de la mayoría de las provincias cubanas, informó Lázara Raymond Bofill, especialista del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA).

Añadió que la cantidad de materiales enviados de medios impresos para la edición 14 del certamen es una de las mayores desde su institución en 1997.

Puntualizó que los textos están relacionados con el desarrollo de la ciencia, la innovación tecnológica y el medio ambiente, y tratan en particular sobre la preservación del entorno, la red sismológica, biotecnología y cambio climático.

Los premios serán entregados en la sede de la Empresa de Tecnologías de la Información y Servicios Telemáticos Avanzados, la cual ofrece productos y servicios de alto valor agregado.

El CITMA y el Círculo de Periodismo Científico de la Unión de Periodistas de Cuba, promueven las bases del concurso, que incluye también los reconocimientos en televisión, radio y portal en Internet.

El premio del certamen a la Obra de la Vida, establecido por primera vez en 2010, lo ganó la reportera Nancy Lara Marcel, de la emisora provincial Radio Ciudad de La Habana.

Lourdes Rey Veitía, corresponsal en Villa Clara del periódico Trabajadores, mereció entonces el de la Obra del año con el título Cruel mentira o triste verdad.

El Círculo de Periodismo Científico es uno de los más antiguos de Cuba por su creación en 1980, antecedido por el Club de Cronistas Deportivos.

Caballero Almeida, de la Agencia Informativa Latinoamericana S.A. Prensa Latina, fue su primer presidente y le siguieron Mario Garrido, Alexis Schlachter, Ariel Terrero, Aixa Hevia, Bárbara Avendaño, Gladys Rubio y actualmente Orfilio Peláez.

Tomado de Juventud Rebelde

La Royal Society pone en Internet los secretos

De forma gratuita, cualquier interesado puede consultar más de 60.000 documentos que cubren tres siglos de grandes descubrimientos y pequeños avances que han ido forjando el actual conocimiento científico, recogidos en el archivo de la sociedad, galardonada este año con el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

El jurado del galardón apreció el impulso a la “investigación y difusión del conocimiento generado por la humanidad” de la Royal Society, una institución que comenzó su andadura en el año 1660.

Navegar por el vasto archivo de la sociedad británica permite rescatar pedazos de la historia de la ciencia como los pavorosos relatos sobre las primeras transfusiones de sangre.

O saber de jóvenes estudiantes alcanzados por rayos cuando trataban de aclarar la naturaleza de la electricidad, además de las trascendentes investigaciones de científicos como Faraday, Maxwell o Boyle.

“Si se destruyesen todos los libros del mundo y sólo quedara la revista de la Royal Society ‘Philosophical Transactions’, no es aventurado decir que los fundamentos de la ciencia y el progreso intelectual de los últimos dos siglos se salvarían”, escribió en 1870 el biólogo Thomas Huxley.

La sociedad británica fue la primera institución del mundo en publicar, en 1665, una revista que cumplía con los estándares de control y rigor que hoy en día se imponen a sí mismas las publicaciones científicas más prestigiosas.

Entre quienes pasaron esos controles estuvo Isaac Newton, quien publicó, en 1672, el que está considerado su primer escrito científico, la “Nueva teoría sobre la luz y los colores”.

También escribió en la revista “Philosophical Transactions” Benjamin Franklin, que utilizó una cometa para demostrar, en 1752, que la electricidad de los rayos viaja desde las nubes hacia la Tierra y que se puede recoger de forma artificial.

La ciencia moderna avanzó a ciegas sus primeros pasos, en un recorrido que se puede seguir al detalle a través del archivo de la Royal Society.

Sus publicaciones recogen curiosidades como los escritos del astrónomo francés Adrien Auzout, que en el siglo XVII publicó su particular “Visión de la Tierra desde la Luna”, en la que describía el aspecto que debería presentar el planeta para unos “supuestos habitantes” del satélite terrestre.

“Para la gente de la Luna, la Tierra debe mostrar diferentes caras según la época del año. En invierno no debe haber nada verde en la mayor parte del planeta mientras, en verano, todos los campos deben verse amarillos”, relataba en 1665 el astrónomo, que llegó a proyectar un telescopio de más de 300 metros para observar la Luna.

La Royal Society se inspiró en las ideas del científico y filósofo inglés Francis Bacon (1561-1626) para crear una institución dirigida a extender las fronteras del conocimiento a partir del desarrollo de la ciencia, las matemáticas, la ingeniería y la medicina.

“La apertura del archivo abre una ventana fascinante a la historia del progreso científico durante los últimos siglos e interesará a todos aquellos que quieran comprender la evolución de la ciencia”, destacó la psicóloga Uta Frith, miembro del comité de bibliotecas de la sociedad.

Los miembros de la Royal Society son elegidos de por vida entre los científicos más destacados en sus respectivos campos y entre sus integrantes han figurado Isaac Newton, Charles Darwin, Albert Einstein, James Watson o Stephen Hawking.

Hoy en día, la institución cuenta con cerca de 1.500 miembros, entre ellos 75 premios Nobel y nueve Príncipe de Asturias, además de cinco representantes de la Familia Real inglesa, entre ellos la reina Isabel II

Tomado de Madrimasd.org

Academia Cubana de Ciencias por mayor acercamiento a jóvenes

La doctora Lilian Alvarez, secretaria de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC), afirmó que la institución procura hoy un mayor acercamiento a los jóvenes y elevar su inserción en las carreras científico-técnicas.
La física-matemática, Académica de Mérito de la ACC, disertó aquí en el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Antonio Maceo acerca de la presencia de la mujer en las Matemáticas y consideró que es un campo amplio y atractivo para el desempeño profesional.
La experta se refirió a la necesidad de fortalecer las matrículas universitarias en las especialidades de las ciencias naturales, exactas y técnicas, acorde con los requerimientos del desarrollo económico y social del país.
Consideró Alvarez que prevalece una tendencia en las familias cubanas de que sus hijos cursen carreras de las ciencias médicas e informáticas, necesarias también pero sin desconocer la importancia de las restantes.
Apuntó la secretaria que son 305 los miembros actuales de la ACC, de ellos 187 titulares, y a principios del próximo año serán renovados en un 30 por ciento, lo cual significará una notable inserción de nuevos talentos.
Resaltó la categoría de asociados jóvenes como parte de la estrategia de la Academia en pos de garantizar el futuro científico de Cuba.
Tomado de: Ciencia Cubana

Instalada la Filial Oriental de la Academia de Ciencias de Cuba

Con la entrega del Acta Fundacional, de manos del académico Sergio Jorge Pastrana, a las autoridades de la provincia Santiago de Cuba, quedó oficialmente instalada la Filial Oriental de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC), en acto solemne celebrado en la tarde de ayer día 20 de octubre, en el Salón de los Vitrales dela histórica Plaza de la Revolución santiaguera.

De esta forma, la ACC, que recién celebró el Aniversario 150 de la fundación de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana (fundada el 19 de mayo de 1861) de la cual es continuadora, crea por vez primera una filial fuera de la capital del país y es precisamente en la región oriental, como un alto reconocimiento a la obra de los hombres y mujeres de ciencia de esta región, tal y como expresara durante el acto fundacional, Vicente González Díaz, Vicepresidente del consejo dela Administración Provincial en Santiago de Cuba, en representación de la dirección del gobierno de la ciudad.

La académica Lilliam Álvarez Díaz dio lectura a un mensaje del Dr Ismael Clark, presidente de la ACC, quien refirió sentirse seguro de que esta filial será un motivo de orgullo para el país.

Por su parte, el académico Sergio Jorge Pastrana, quien tuvo a su cargo las palabras centrales el acto en representación de los miembros de la Academia de Ciencias, agradeció el gesto de las autoridades de la provincia al hacer coincidir la instalación de la filial con la fecha en que se celebra en todo el país el Día de la Cultura Cubanay en este sentido expresó que a la filial oriental se le entrega “la responsabilidad de continuar construyendo nuestra identidad cultural desde el campo de la ciencia”.

El acto fundacional de la filial oriental de la ACC contó con la participación de destacados miembros de esta institución, directivos dela Delegación Provincialdel Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), directivos e investigadores de los principales centros de ciencia de la provincia santiaguera, rectores de las principales universidades de la ciudad, así como los representantes de la prensa.

Múltiples reconocimientos fueron otorgados a la Academia de Ciencias de Cuba por parte de la Universidad de Oriente, el Universidad Médica de Santiago de Cuba, el Instituto Superior de Cultura Física,la Universidad Pedagógica, la Casa del Caribe y la dirección política de la provincia.

Coincidiendo con el Día dela Cultura Nacionaly las celebraciones por el Aniversario 20 de la creación del Complejo Escultórico Monumental de la Plaza de la Revolución “Antonio Maceo” en Santiago de Cuba, el acto contó con exquisitos momentos culturales y estuvo todo el tiempo presidido por una réplica del la obra plástica “La jura de Hernán Cortés”, del pintor santiaguero Juan Emilio Hernández Giró (1882-1953), cuyo original se conserva en el Museo Provincial Emilio Bacardí y que justo ayer cumplía 100 años de haberse mostrado por primera vez al público cubano.

La Academia de Ciencias de Cuba tiene entre sus objetivos el contribuir al desarrollo de la ciencia cubana y la divulgación de los avances científicos nacionales y universales; prestigiar la investigación científica de excelencia en el país; elevar la ética profesional y la valoración social de la ciencia; estrechar los vínculos de los científicos y sus organizaciones entre sí, con la sociedad y con el resto del mundo.

El quehacer científico cubano a través de la mirada de periodistas

Un nuevo blog se suma a la blogosfera cubana y para alegría nuestra, nos trae la mirada de los periodistas sobre la ciencia y la técnica que se desarrolla en nuestro país.

Fruto de la labor de tres periodistas santiagueros: José Roberto Loo Vázquez, Coral Vázquez y Lilieth Domínguez Quevedo, vinculados a la rama de la ciencia en Santiago de Cuba , Ciencia cubana se nos presenta como un interesante proyecto encaminado a exponer los principales resultados de la ciencia y la técnica cubana, desde la perspectiva de nuestros periodistas en varias provincias del país.

Esperamos que etsa nueva iniciativa sea seguida por otras similares que permitan contribuyan a llevar el quehacer científico a un público más amplio y fomente el intercambio y el debate sobre la tecnociencia en nuestro entorno.

Desde Magnetismo Aplicado les desamos muchos éxitos.

Academia de Ciencias de Cuba abrirá filial en el Oriente

La primera filial de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC) fuera de La Habana funcionará en Santiago de Cuba para las cinco provincias orientales, informó  el Dr. Pedro Beatón Soler, delegado del Ministerio del ramo en el territorio.

Precisó Beatón que el próximo día 20 será constituida esa dependencia, que tendrá por sede al Museo de Historia Natural Tomás Romay, primera institución científica creada tras el triunfo revolucionario, 45 años atrás.

Antes de la ceremonia de apertura, apuntó el directivo, miembros de la ACC impartirán conferencias en universidades y otros centros docentes locales y cumplirán un programa de visitas a sitios históricos de la urbe.

Los doctores Nicasio Viña Bayés y Vitelio Ruiz, de los Centros Oriental de Ecosistemas y Biodiversidad y de Lingüística Aplicada, respectivamente, son miembros de mérito de la institución, a la cual pertenecen también otras destacadas personalidades de la ciencia aquí.

La creación de esta filial de la Academia de Ciencias propiciará la coordinación de este quehacer para esta provincia y las de Granma, Holguín, Las Tunas y Guantánamo, donde funcionan instituciones de investigación en diversas ramas de la economía y la sociedad.

En la red de esas entidades en territorio santiaguero se destacan los Centros Nacionales de Investigaciones Sismológicas, Biofísica Médica, Anticuerpos y Biomodelos Experimentales, Toxicología, Energía Solar y Electromagnetismo Aplicado.

Tomado de Prensa Latina

Leer más. Otra vez es noticia el polo científico de Santiago de Cuba.

“Etiquetas geográficas” para rastrear la ciencia del Sur

Herramientas en línea informan sobre la ciencia mundial, pero no sobre su ubicación. Las ‘etiquetas geográficas’ acortan la brecha de conocimientos, dice Nigel Pitman.

Cualquiera que haya hecho una búsqueda en Google Scholar puede dar fe de los asombrosos avances en el acceso, organización y análisis de la literatura científica.

A medida que los viejos catálogos impresos son reemplazados por herramientas de referencia digital con la velocidad de un rayo, los investigadores tienen una opinión cada vez más clara de qué preguntas se han formulado, cuándo, por qué, cómo y por quién.

Pero algo falta en esta lista. Las bases de datos y las herramientas de referencia en línea aún realizan un trabajo muy pobre de información acerca de dónde se está haciendo ciencia.

¿Los ríos de cuál país han sido más exhaustivamente estudiados por los ictiólogos (científicos de peces)? ¿Qué proporción de publicaciones científicas sobre el mundo en desarrollo han sido escritas por científicos realmente ubicados allí? ¿Cuál es el campo más estudiado en la Amazonía?

Respuestas rápidas y rigurosas a este tipo de preguntas siguen estando más allá del alcance de las bases de datos actuales. Pero hay una forma simple de resolver el problema: asignar una ‘etiqueta geográfica’ (geotag en inglés) a cada artículo, libro o tesis de literatura científica. Una etiqueta geográfica es un conjunto de coordenadas geográficas que muestra de dónde obtienen sus datos los autores de una publicación.

Imaginemos por un minuto que podemos hacerlo. El resultado sería un mapa del mundo que identifica cada sitio de donde los científicos han recogido sus datos alguna vez, y que es capaz de decirle —a través de las bases de datos ya existentes— qué pasó con esos resultados.

Seleccionando un punto del mapa se tendría una lista pormenorizada de lo que se ha publicado sobre esa región en particular, cuántos científicos lo han hecho y cuándo, entre otra información.

Patrones sorprendentes

¿Es demasiado ambicioso o muy difícil? Realmente no. En 2009, mis colegas de la Universidad de Florida y yo hicimos un mapa de este tipo para describir los patrones de investigación ecológica en los Andes tropicales y la cuenca amazónica. [1]

Lo hicimos a la vieja usanza: revisando las dos principales revistas sobre ecología tropical desde 1995 hasta 2008, buscando cualquier artículo basado en el trabajo en esas regiones y anotando las coordenadas de los sitios donde se había realizado el trabajo de campo.

El resultado fue una ‘nube’ de 278 puntos repartidos por todo el mapa de Sudamérica tropical: los sitios de campo de donde se recogieron datos para los 373 artículos.

El conjunto de datos reveló patrones que nadie había notado antes. ¿Quién sospecharía, por ejemplo, que el pequeño Ecuador llevaba la delantera a todos los países sudamericanos en número de estudios de campo publicados por kilómetro cuadrado de su territorio? ¿O qué tres sitios de campo representaban más de la mitad de todas las publicaciones sobre la Amazonía?

Hubo más sorpresas. El sitio de campo responsable de producir más artículos científicos revisados por pares en la Amazonía occidental resultó ser una choza con techo de paja en el sur del Perú, a100 kilómetrosde la carretera más cercana. Y más del 85 por ciento de lo que se había escrito sobre la biodiversidad andina en ese periodo estuvo basado en trabajo de campo realizado en la mitad norte de la cordillera (la sierra).

Las brechas y las oportunidades

Dada la velocidad y la creatividad con la que la literatura científica mundial se está organizando, es solo cuestión de tiempo antes de las etiquetas geográficas científicas se conviertan en una herramienta generalizada de investigación.

Sin embargo, hay varias razones por las que las organizaciones científicas en los países en desarrollo deberían tratar de sacar ventaja de ellas.

Por ejemplo, mapas como los nuestros pueden ayudar a identificar sitios de campos especialmente productivos (estaciones de campo, reservas naturales, sitios de monitoreo y otros) que merecen apoyo financiero de largo plazo pero que a menudo pasan desapercibidos para los organismos de financiamiento.

Estos mapas también pueden identificar las brechas de conocimiento —como regiones que los científicos no han explorado aún de manera adecuada— y ayudarlos a diseñar incentivos para cerrarlas.

Lo más importante es que nuestros datos indican que la mayoría de áreas clave de publicación de Sudamérica lo son también para capacitación. En otras palabras, esos mapas pueden ayudar a que las agencias científicas localicen lugares olvidados pero cruciales donde los jóvenes científicos del mundo en desarrollo reciben experiencia práctica en el campo.

Debe ser relativamente fácil construir un mapa completo de la ciencia en el terreno en los países en desarrollo porque hay mucho menos estudios de campo que en el mundo desarrollado. Debería ser más fácil levantar mapas de todos los sitios de investigación en Guyana que en el Reino Unido, por ejemplo.

Y mientras los mapas de las publicaciones etiquetadas geográficamente serán útiles para muchas disciplinas científicas, puede que sean más valiosos para la biología de campo yla conservación. Enestas áreas, donde la habilidad de los científicos para organizar y comunicar la información está directamente relacionada con su efectividad para proteger la asediada naturaleza de la Tierra, hacer una cartografía del mundo puede ser un pequeño paso para su salvación.

Nigel Pitman es investigador asociado del Centro de Conservación Tropical de la Universidad Duke en Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos. Su sede actual es Paraná, Brasil.

Tomado de Scidev.net

Si eres investigador, publica y divulga en Internet

En Santiago de Cuba, he podido constatar cómo los investigadores de esta ciudad abogan por retomar la función social de las ciencias de comunicarlas, divulgarlas. Y me parece bien, pues al final, y no recuerdo la frase completa, la ciencia que no se conoce…

Ciertamente, salvando las diferencias, periodistas, comunicadores, investigadores, tienen cada uno su función dentro de esa gran orquesta es dar a conocer los logos, problemas, personalidades, etc del ámbito científico cubano, y en este caso santiaguero.

En la ciudad de Santiago de Cuba, y no porque sean mis amigos, sino porque realmente lo considero así, los trabajadores del Centro Nacional de Electromagnetismo Aplicado van a la vanguardia, y muestra de ello es la fuerte imagen coorporativa, fruto me imagino yo de algún tipo de diseño, investigación, lo que sea, pero que se evidencia en el centro y fundamentalmente en la proyección al exterior.

Otros ejemplos son los diferentes eventos que se desarrollan, como el de comunicación y divulgación científica, y la propia creación de un blog otro escenario donde se divulga su quehacer.

Algo si tienen claro, y así lo han manifestado siempre, hacer algo es muy provechoso, no hacer nada, puede ser muy caro.

Así se mueven las ciencias en el mundo, no basta con investigar, también es necesrio comunicar, así lo entiende el CNEA y esperemos que capten el mensaje otros centros de Santiago que realmente están muy mal.

¿Por qué me interesa como investigador publicar y divulgar en Internet? Porque es un medio de comunicación idóneo para la comunicación y la divulgación de la ciencia. Nos permite, generalmente de forma gratuita, o con unos costes muy bajos, sobre todo en comparación con los demás medios de comunicación, publicar, modificar y actualizar contenidos de manera instantánea con posibilidades mundiales de difusión.

Tomado de “La fórmula del loco” (Leer más)

Implementarán magnetizadores centrales azucareros cubanos

Unos 10 centrales azucareros en Cuba implementarán el uso de dispositivos electromagnéticos en la cercana zafra de la gramínea, en diciembre próximo, lo que permitirá ahorros económicos y menor contaminación al Medio Ambiente.
Según explicó a la prensa Israel Cepero, investigador del Instituto Cubano de Derivados de la Caña de Azúcar, durante el primer taller regional de aplicación y generalización de esa tecnología. efectuado hoy en esta ciudad, recibirán los magnetizadores los ingenios que en la cosecha pasada tuvieron una molida superior al 70 por ciento de la norma potencial.
Entre los beneficiados destacó los centrales 14 de junio y Antonio Sánchez, en la provincia de Cienfuegos; Ecuador y Ciro Redondo, en Ciego de Ávila; Siboney, en Camagüey, el Héctor Rodríguez de Villa Clara; y Melanio Hernández, de Sancti Spíritus, entre otros.
Recalcó Cepero que el tratamiento magnético busca alargar el tiempo entre limpiezas y mediante ese efecto logra que se minimicen los gastos de productos químicos, haya mayor eficiencia energética y se disminuya el volumen de residuales que van al medio ambiente.
Subrayó el especialista que los magnetizadores se instalan en forma de sistemas, y depende de la capacidad de los ingenios y el número de vasos que posean.
Experiencias ofrecidas por Guillermo Ribeaux, investigador del Centro Nacional de Electromagnetismo Aplicado, con sede en Santiago de Cuba, destacan que en el central América Libre, del municipio de Contramaestre, con la implementación del electromagnetismo durante tres zafras, se ahorró más de 46 mil dólares.
Eso fue posible por un menor uso de químicos para limpiezas y aumento del tiempo efectivo de zafra, destacó a la AIN el científico.
Según cálculos estimados, los productos empleados (sosa cáustica y ácidos) cuestan alrededor de 500 y 200 dólares la tonelada, respectivamente, y de acuerdo con el estudio en esa fábrica, se consume hasta 10 toneladas del primero y más de 15 del segundo, enfatizó.
Los técnicos y directivos de la industria azucarera cubana reunidos en la urbe oriental, analizan las posibilidades de implementación de los magnetizadores como solución adecuada para eliminar las partículas ferromagnéticas del azúcar, y con ello alcanzar mayor calidad en el producto final.
El encuentro fue momento ideal para que el colectivo enviara saludos a todos los trabajadores del sector, en ocasión de celebrarse su día, este jueves 13 de octubre.
Tomado de Perlavisión
 

Apuesta la agroindustria azucarera santiaguera por la revitalización del tratamiento magnético en sus instalacio nes

Una provechosa jornada de intercambio de criterios, ideas y experiencias en la aplicación del tratamiento magnético en la agroindustria azucarera tuvo lugar como parte del primer Taller Regional sobre la aplicación y generalización del tratamiento magnético en esta industria, celebrado durante el día de hoy en la sede del Centro Nacional de Electromagnetismo Aplicado (CNEA) con la participación de técnicos de empresas azucareras de la Provincia, especialistas de la delegación provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), miembros de la Asociación de Técnicos Azucareros de Cuba (ATAC), especialistas de los laboratorios de calidad del azúcar e investigadores del Instituto Cubano de Investigaciones de los Derivados de la Caña de Azúcar (ICIDCA) y del CNEA.
Gestado durante las jornadas de debates de la IV Conferencia Internacional de Electromagnetismo Aplicado, celebrado en el CNEA el pasado mes de marzo; este encuentro se celebra en medio de una nueva etapa para la industria azucarera cubana luego de la decisión del Consejo de Ministros de Cuba de extinguir el Ministerio del Azúcar, y la creación del Grupo Empresarial de la Agroindustria Azucarera; coyuntura que, según se manifestó en varias oportunidades durante el taller, brinda nuevas oportunidades a las empresas azucareras de la provincia e impone, además, un cambio de mentalidad en aras de lograr la eficiencia productiva.
En este sentido, se destacó la importancia del tratamiento magnético en diversas áreas del proceso productivo del azúcar, aunque se evidenció que, durante los últimos años, una inadecuada disciplina tecnológica en las diferentes industrias azucareras de la provincia, no ha permitido explotar al máximo las ventajas de equipos como los separadores de partículas ferromagnéticas y los acondicionadores magnéticos, lo que redunda en una deficiente calidad del producto final y en la ineficiencia de estos procesos.
Ejemplo de esto, recordaba el Dr Israel Cepero Acan, del ICIDCA, es el hecho de que, luego del levantamiento realizado por investigadores del CNEA en todos los centrales azucareros del país, a principios de la década del noventa del siglo pasado, se definió la necesidad de colocar acondicionadores magnéticos (magnetizadores) en todos los sistemas ingenieros intercambiadores de calor de estas instalaciones, como un método eficiente de eliminar las incrustaciones calcáreas y disminuir, de esta forma, los costos por concepto de limpieza de las tuberías de estos sistemas. Sin embargo, continuaba su reflexión el Dr Cepero, hoy son pocos los centrales que cuentan con estos dispositivos y ven afectados sus procesos por las incrustaciones en equipos como los evaporadores, las bombas de vacío y las calderas.
La especialista Graciela Perran Robert, de la Unidad de Ciencia y Técnica de la Delegación Provincial del CITMA, destacó la importancia de encuentros como estos donde el sector empresarial y el sector científico hacen un balance de sus demandas y discuten los mejores métodos a elegir para dar respuesta a las necesidades de la industria con las soluciones de la ciencia y la técnica del territorio.
Por su parte, los especialistas y técnicos de los centrales santiagueros “América Libre” y “Paquito Rosales” expusieron sus experiencias en el uso del tratamiento magnético en sus industrias, a la vez que manifestaron las intenciones de revitalizar una tecnología a todas luces necesaria. De esta forma, se acordó llevar a cabo en el más breve plazo posible y en conjunto con especialistas del CNEA y el CITMA, un levantamiento de las necesidades de dispositivos para el tratamiento magnético en estas y otras empresas agro azucareras de la provincia, así como rescatar, para su reutilización, otros medios y materias primas que han quedado en desuso en estas instalaciones, tomando en cuenta las actuales necesidades de la agroindustria azucarera santiaguera.
Igualmente, a propuesta de los propios trabajadores de los centrales azucareros, se acordó realizar, una vez finalizada la actual zafra azucarera en el próximo mes de mayo, una segunda edición de este taller en el cual cada empresa exponga los resultados obtenidos como parte de esta necesaria revitalización de la tecnología del tratamiento magnético en cada una de sus instalaciones.
Durante el Taller se expusieron trabajos relacionados con la aplicación del magnetismo en la industria azucarera, entre los cuales resaltaron la propuesta de un nuevo diseño de separador de partículas ferromagnéticas autolimpiables y las investigaciones sobre la influencia del tratamiento magnético en el proceso de cristalización de la sacarosa.
El CNEA, próximo a cumplir sus primeros veinte años de vida, atesora una larga experiencia de trabajo en la aplicación del magnetismo en la industria azucarera en la cual ha logrado insertar los acondicionadores magnéticos y los separadores de partículas ferromagnéticas: FERROMAG (para el proceso industrial) y FERROLAB (para los laboratorios de calidad).