El CNEA en la Convención Panamericanade Ingeniería.

Convención UPADI 2012Recientemente, del 9 al 13 de julio, se celebró en el Palacio de las Convenciones de la Habana, la XXXIII Convención Panamericana de Ingeniería, UPADI 2012, bajo el lema “Integración, solidaridad, innovación ingeniera por el desarrollo sustentable de los pueblos.

El Centro Nacional de Electromagnetismo Aplicado estuvo representado en este evento con tres trabajos (en formato de póster) que, en sí mismos, son una muestra de la diversidad de temáticas abordadas en la Convención.

La MSc Mónica Berenguer junto a su pósterLa MSc Mónica BerenguerUngaro, expuso el trabajo titulado “El diagnóstico del conocimiento energético como premisa para el diseño de Programas de Educación Energética”. En el mismo “se presentan los resultados de la aplicación de una encuesta como herramienta para diagnosticar el conocimiento en temas energéticos que posee la alta dirección” del empresariado cubano. Se toma como base los resultados del estudio en una organización productiva de la provincia de Santiago de Cuba.

Por su parte,la Ing. Rebeca Conde García presentó, a través del Caso de Estudio del Hotel Villa San Juan, de la Cadena Islazul, las bondades del tratamiento magnético al agua. El trabajo “El tratamiento magnético al agua, una herramienta eficiente en la disminución de los gastos de mantenimiento. Caso de Estudio: Hotel Villa San Juan”; mostró los datos obtenidos en este hotel santiaguero tras todo un año de utilización de equipos acondicionadores magnéticos (magnetizadores), en áreas y equipos de la instalación hotelera: en ellos se reporta un ahorro de electricidad de 68 872 kW/año y una reducción del 90,22% en los gastos anuales de mantenimiento.

Mientras tanto, la Ing. Yarindra Mesa Mariño, mostraba sus experiencias en la investigación de la influencia de los campos magnéticos en los sistemas vivos, mediante el trabajo “Efectos de los campos magnéticos en inóculos iniciadores empleados para la producción de yogurt”.

Al decir de la Ing. Rebeca Conde, la participación en la Convención les resultó de gran interés y la destacó por su carácter multidisciplinario; “la visión de trabajo proyectada a la gestión de cambios en que está inmerso el país, ligado a la política económica”; así como por la siempre importante oportunidad de compartir conocimientos.

Nuestras tres representantes a la Convención de Ingeniería

Ameno intercambio con estudiantes de Comunicación Social de la UO

Siempre es un reto enfrentarse (dar el rostro; nunca en su acepción beligerante) ante un grupo de estudiantes universitarios; intentar recortar las distancias generacionales y atrapar su atención hacia lo que se les explica.
El desafío es mayor cuando esos jóvenes son estudiantes de Comunicación Social y nos corresponde exponer ante ellos todo cuanto en materia de comunicación científica se desarrolla en el CNEA.
Claro que, si bien existe dicho reto, también es una oportunidad el intercambiar con mentes frescas, puntos de vista desprejuiciados que nos permita aprender de toda idea oportuna.
Por segundo añoo consecutivo el CNEA recibió en sus instalaciones a estudiantes del tercer año de Comunicación Social de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Oriente; como parte de la asignatura Comunicación Científica, impartida por la profesora Carmen Díaz, fiel colaboradora de nuestra institución.
Durante poco menos de una hora sostuvimos una conversación amena, con valiosas intervenciones de los estudiantes. Se abordaron no solo los aspectos relacionados con la experiencia del CNEA en el uso de diferentes medios y herramientas para la comunicación y divulgación de la ciencia; sino también, sobre algunas de las dificultades que en la actualidad limitan la comunicación científica en nuestro medio, así como el papel de los comunicadores sociales en los centros de investigación de la provincia.
El momento fue igualmente propicio para invitar a los estudiantes universitarios a participar en el Foro de Comunicación de las Ciencias, a desarrollarse en el CNEA los venideros 17 y 18 de mayo; un evento que persigue, precisamente, el objetivo de crear espacios para el intercambio de ideas, opiniones y experiencias relacionadas con la comunicación y divulgación de los resultados científico-técnicos y el papel de las Entidades de Ciencia e Innovación Tecnológica y los científicos, en la apropiación social de las ciencias.
Antes de la despedida, todavía recibíamos observaciones y sugerencias, por parte de los estudiantes, sobre diversos aspectos de la comunicación en nuestra entidad; todas, opiniones muy valiosas que nos sirven de retroalimentación y nos reafirman la confianza en la nueva ornada de comunicadores que se forman en nuestra sexagenaria universidad.
Nota: Esta entrada fue publicada a través del correo electrnico
 

Enfrentar la crisis real en comunicación de la ciencia

La escasez de voceros científicos confiables y diversos socava la capacidad de los periodistas de responder a los retos del desarrollo.

Al revisar la agenda del primer Foro africano de ciencia, tecnología e innnovación realizado en Nairobi, Kenia, del 1 al 3 de abril, recordé mis inicios en SciDev.Net.

El equipo tiene la costumbre de abordar al nuevo personal en el almuerzo y preguntarle asuntos personales, poco convencionales. Recientemente, me tocó ser el centro de esta iniciación, cuando me pidieron compartir una frase que me inspire con frecuencia.

En ese momento, me sentí abrumado por tener que escoger. Sin embargo, en las semanas transcurridas desde que me uní al equipo, he pensando con frecuencia en el asunto, pues estamos en un momento en que a la comunidad de ciencia y desarrollo le vendría bien un poco de inspiración.

Tomemos la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible (Río+20), que debe ser un compromiso renovado con el desarrollo sostenible. Muchos temen que fracase, y que dado el estado crítico del planeta, ya sea demasiado tarde.

El sector del periodismo científico también requiere inspiración, acosado como está por su propia crisis. Pocas profesiones han sido tan gravemente afectadas por Internet como el periodismo. Sólidas casas editoriales se han tenido que reestructurar, editorial y operativamente, para salir a flote. Y la ciencia, al igual que la cobertura de asuntos internacionales, con frecuencia ha sido un hecho fortuito.

De otro lado, el público y los investigadores se quejan de la inadecuada formación de los periodistas. Y existen pocos ejemplos de cómo se está usando la innovación tecnológica para un diálogo entre científicos, profesionales de la comunicación y el público, ciertamente mucho menor si se compara con las industrias del arte y la ‘cultura’.

Sin embargo, el punto de inspiración es dinamizarnos con la vision de que es posible, y de que hay algunas tendencias prometedoras para los medios. Específicamente, hay signos de un aumento en la demanda del periodismo científico.

Signos de renacimiento

Un número creciente de investigadores está consciente de la importancia de comprometer a los generadores de políticas con sus trabajos. Por ejemplo, el gobierno del Reino Unido aumentó recientemente el valor que se asigna al impacto en el mundo real al determinar los niveles de financiamiento para las instituciones de investigación.

Ahora es un lugar común encontrar conferencias científicas con sus propias etiquetas (o hash tags) en Twitter. Las redes sociales han posibilitado que sea más fácil para los periodistas y el público atraer a los científicos que están listos para el reto.

Y desde la Primavera Árabe hay esperanzas para los periodistas científicos: el gobierno egipcio ha establecido como prioridad la investigación científica y se favorece ampliamente que en la nueva constitución del país se incluya una sección sobre el papel de la ciencia y tecnología en la construcción de la nación.

También hay un creciente apetito entre el público, por lo menos en los países en desarrollo, de más periodismo científico. Una reciente encuesta en Senegal reveló la inquietud del público ante el bajo nivel de las noticias científicas. Una encuesta más grande, realizada entre la audiencia del Servicio Mundial de la BBC, indicó que este sentimiento no es exclusivo de África.

Los periodistas necesitan buenos científicos

El mercado, ¿estará en capacidad, en el tiempo, de satisfacer las necesidades de la audiencia con periodistas científicos calificados? Esta creencia se pierde en un cuadro más complejo.

Aquí es donde el Foro de África interviene. Los rumores y temas de agenda que son familiares para quienes siguen los preparativos de Río+20 son menos obvios aquí.

En su lugar, la agenda estuvo centrada en los mercados laborales, el empleo juvenil y la escasa inversión en el sector tecnológico. La conferencia determinó las fallas de gobernanza y mercados que inciden en la médula del periodismo científico en los países en desarrollo.

La preocupación dominante del Foro Africano parece ser la escasez en el continente de científicos altamente calificados. Esto comprometería la capacidad de los periodistas científicos para responder a los retos de nuestro tiempo.

¿Cómo sabemos que la ciencia de calidad es escasa? En 2001, solamente el 2,3 por ciento de las publicaciones científicas de todo el mundo fueron de científicos que vivían en África, según la UNESCO (ver Figura 1). En comparación, los autores de Europa occidental y Estados Unidos representaron más del 50 por ciento.

Una década después, encontrar científicos de los países en desarrollo en este cuadro sigue siendo un problema, y para ello solo se necesita mirar la lista de delegados asistentes a conferencias como El Planeta bajo Presión.

La baja representación conduce a su propio ciclo de bajo rendimiento y poco financiamiento, pues los científicos necesitan comunidades afines para aprender y ser cuestionados.

Junto a esta baja representatividad están las realidades políticas que a menudo encaran los científicos residentes en los países en desarrollo. Un periodista independiente que trabaja en Ghana me contó hace poco que la autocensura entre los científicos es quizás la mayor amenaza a su medio de vida.

Esto no es exclusivo de África occidental. La verdad es que en lugar de manipular los resultados de su investigación, como afirman los escépticos del cambio climático, los científicos se inclinan mayoritariamente a permanecer —o mantenerse— en silencio. 

 

El poder de la imaginación

Tener voceros más confiables y diversos en la ciencia ofrece mucho más que trabajos sostenibles para los periodistas de los países en desarrollo: es esencial para el bienestar local y los bienes públicos globales.

Por lo tanto, ¿qué podemos hacer para fomentar la pluralidad de voces científicas? Quizás los periodistas y los medios podrían tratar de suministrar inspiración.

Tenemos que mostrarles a los estudiantes y a quienes tienen el control de acceso a la ciencia lo que se puede hacer, demostrándoles el valor de la creatividad y el rigor.

También necesitamos que se comprometan a proporcionar plataformas para las voces talentosas donde sea que estas surjan. Ello requiere una combinación serena entre la vigilancia de dichas voces y las expectativas inflexibles, porque la buena voluntad no es excusa para la mala ciencia.

Esto me lleva de vuelta a mi frase de inspiración preferida. Es la del dramaturgo irlandés George Bernard Shaw y funciona en los niveles sectorial, institucional e individual: “la imaginación es el principio dela creación. Imaginaslo que deseas, deseas lo que imaginas y al final, creas lo que deseas”.

Nick Ishmael Perkins

Director, SciDev.Net

 

Tomado de SciDev

La ciencia de Santiago de Cuba en función del desarrollo y de la paz

El Centro Nacional de Electromagnetismo Aplicado CNEA de Santiago de Cuba trabaja en este 2012 por retomar el trabajo mancomunado con el sector de la industria azucarera debido al alza de los precios de este renglón en el mercado internacional.
Esto responde a la necesidad de reanimar esta producción con el respaldo de todos los sectores involucrados, incluida la ciencia. Así lo afirma Mónica Berenguer, directora general de la institución santiaguera.“El grupo empresarial AZCUBA reconoce que los resultados del tratamiento magnético en la industria azucarera dejó de ser una alternativa para convertirse en una necesidad en esta industria. Un ejemplo de ello lo constituyen los separadores de partículas ferrosas que contribuyen a su vez a mejorar la calidad final del producto de esta industria, dígase el azúcar”
¿Y específicamente este año en que se trabajaría?
“En los centrales de Santiago de Cuba. Ellos conocen los materiales que necesitan para poner a punto todo el equipamiento de los separadores y los nuevos que necesitarían. También en este sentido en el mes de mayo realizaremos un segundo taller con el grupo empresarial donde se deben participar y presentar trabajos los diferentes centrales de la provincia y esperamos que participen de otras regiones del país”.
El Centro Nacional de Electromagnetismo Aplicado mantiene por 15 años consecutivos su condición de vanguardia nacional, y no es casualidad, pues este es un equipo que trabaja en función del desarrollo económico del país, en sectores como la industria azucarera que hoy necesita el apoyo de la ciencia.
La ciencia de Santiago de Cuba en función del desarrollo y de la paz.
Tomado de La ciencia de Santiago de Cuba en función del desarrollo y de la paz « portal de la ciencia cubana.

Reconocen a personalidades de la Ciencia en Cuba

La Habana, 4 abr (AIN) Destacadas personalidades de la ciencia recibieron en esta capital, el sello 70 Aniversario de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), por sus relevantes aportes al desarrollo científico del país.
A solicitud del Sindicato Nacional del sector, la CTC entregó el lauro a los doctores Agustín Lage Dávila, director del Centro de Inmunología Molecular; Luis Herrera Martínez, director del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, y Concepción Campas Huergo, directora del Instituto Finlay, entre otros.
Con motivo del XX aniversario de su creación, el sindicato también estimuló a otros afiliados con la distinción Juan Tomás Roig, por la consagrada labor durante más de 25 años, con importantes resultados en las actividades de innovación, tecnología y protección del medio ambiente.
Asimismo, 20 colectivos laborales obtuvieron la placa conmemorativa XX Aniversario del sindicato de la Ciencia, por el valioso impacto de sus productos y servicios en la economía cubana.
Entre las entidades honradas figuran el Centro Internacional de Restauración Neurológica, y los institutos Nacional de Ciencias Agropecuarias, Medicina Tropical “Pedro Kourí”, y de Investigaciones de los Derivados de la Caña de Azúcar.
Al acto central de reconocimiento asistieron Salvador Valdés Mesa, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y secretario general de la CTC, Elba Rosa Pérez, ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, y Fidel Castro Díaz-Balart, asesor científico del Consejo de Estado, entre otros dirigentes.
La organización que aúna a los hombres y mujeres de la ciencia en la Isla surgió el 28 de marzo de 1992, con el fin de ser la fuerza integradora que propiciara la introducción y generalización del conocimiento científico-técnico.
Tomado de Reconocen a personalidades de la Ciencia en Cuba | Periodico Sierra Maestra.

A veces, la ciencia no basta

Por Nora Bär

Ya nadie discute que la ciencia y sus aplicaciones son las principales fuerzas de transformación de la sociedad global. Pero hay problemas para cuya solución no alcanza con la intervención de los científicos.

Uno es el de la sostenibilidad planetaria, tema complejo si los hay, que hasta mañana congrega en Londres a cerca de 3000 científicos, funcionarios y empresarios. Con el lema de “Nuevo conocimiento para [buscar] soluciones”, la conferencia “Planeta bajo Presión 2012” ( Planet under Pressure 2012 ) se propone hacer una puesta al día del impacto del cambio climático y de otras transformaciones sin precedente que la humanidad introdujo en los últimos 50 años en su relación con la naturaleza.

Entre los indicadores que se discuten en este encuentro, que intenta ser una preparación para la gran cumbre de mandatarios Río+20 (que tendrá lugar entre el 20 y el 22 de junio en la ciudad brasileña), figuran predicciones demográficas que no dejan de ser inquietantes. Por ejemplo, que según cálculos de las Naciones Unidas, en 2030 la humanidad ocupará 1,5 millones de kilómetros cuadrados más, una superficie comparable a los territorios de Francia, Alemania y España combinados. En los próximos 38 años, nacerán un millón de bebes por semana, y se incorporarán mil millones de personas a las ciudades. Para comprender el impacto que esto tendrá en los sistemas naturales basta recordar que las urbes no sólo plantean enormes desafíos en materia de transporte, manejo de los residuos, vivienda, y abastecimiento de agua, energía y comunicaciones, sino también en lo sociológico y antropológico.

Se estima que las ciudades producen alrededor del 70% de las emisiones de dióxido de carbono, de modo que para enfrentar el cambio climático, dijo Shobhakar Khakal, director ejecutivo del Global Carbon Project, es fundamental hacer una reingeniería urbana trabajando sobre la eficiencia. Los atascos, por ejemplo, les cuestan a las economías del mundo entre un uno y un tres por ciento del producto bruto interno ¡y miles de millones de horas! a los sufridos transeúntes.

En un editorial para SciDev.Net a propósito de la reunión, David Dickson subraya que la ciencia fue muy efectiva hasta ahora para reunir pruebas convincentes de que la actividad humana tiene un impacto creciente y potencialmente insostenible en casi todos los sistemas vitales del planeta. Pero, lamentablemente, si no queremos desencadenar una catástrofe inmanejable, con eso no basta.

Hay que desarrollar nuevas tecnologías y diseñar modelos de desarrollo social y económico compatibles con los recursos finitos del planeta, dice Dickson. Además, agrega, los científicos deben “interactuar más directa y eficazmente con los diseñadores de políticas, en lugar de darles sermones a distancia”, y establecer prioridades de investigación determinadas por los problemas que hay que resolver y no sólo por los temas que encuentran intelectualmente estimulantes. Un cambio cultural difícil, pero al parecer imperioso.

Tomado de: A veces, la ciencia no basta – 28.03.2012 – lanacion.com .