Las redes sociales y el peligro de publicar sin límites.

Las redes sociales ponen al alcance de todos, recursos con los que se puede divulgar y compartir información sobre la vida personal o profesional, debe tenerse en cuenta que dicha información, aunque sea borrada, quedará como mínimo registrado en los servidores de la red social y además, cualquiera que la haya visto, podría haber hecho uso de ella, ya sea copiándola o difundiéndola.

Al intercambiar información en estas plataformas hay que ser consciente de que lo que se comparta puede ser visto por terceras personas sin que se sepa. Esto se debe a que las personas a las que se da acceso a la información, eligen a su vez, quien puede tener acceso a su perfil: amigos, amigos de amigos o todo el mundo. Por tanto, aunque parezca que se  tiene el control de con quien se comparte aspectos privados de la vida, siempre puede haber una pérdida de control de la información: si se comparte una foto con los contactos, y uno de ellos da un “Me gusta”, un amigo de ese contacto, que no es conocido, ¿podría ver esa foto?. Por ello, antes de publicar información personal en una red social, debe definir qué se quiere compartir y con quién.

En el registro de algunas redes sociales se solicitarán muchos datos personales: domicilio, lugar de trabajo, escuelas, gustos, aficiones, familiares, etc., que no son obligatorios.  Es importante valorar qué información personal se desea proporcionar.

Hay cierto tipo de información que no debe publicarse nunca en los perfiles para evitar que se comprometa la privacidad o que pueda ser utilizada en ataques, acarreándo problemas o conflictos personales o laborales:

  • Datos personales
  • Contraseñas
  • Datos bancarios
  • Teléfono móvil
  • Planes para las vacaciones
  • Comportamientos o imágenes inapropiados o muy personales
  • Insultos o manifestaciones denigrantes o
  • Datos médicos o relativos a la salud

Revise las opciones de configuración de cada red social para tener control de los principales aspectos de privacidad y seguridad para conocer quién tiene acceso a las publicaciones, quién puede etiquetarlo, si el perfil está visible a los buscadores de Internet y conocer la geolocalización de las publicaciones, etc.

En muchos sitios de internet existen materiales de seguridad en redes sociales, que explican paso a paso cómo configurar las opciones de privacidad y seguridad en las redes sociales de preferencia.

Debe tenerse presente que las redes sociales se han convertido en la principal zona de acción de los piratas informáticos, que utilizan cualquier dato aportado para crear un patrón de confianza que junto a la ingeniería social bastan para poner fin a una sonrisa.

Esta entrada fue publicada en amenazas, claves de acceso, códigos malignos, contraseñas, correo spam, dispositivos móviles, hackers, password, percepción de riesgo, phishing, piratas informáticos, prevención, seguridad en redes sociales, suplantación de identidad. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta