¿La basura electrónica es objeto de estudio de la ciberseguridad?

Vetedero de basura en los Países Bajos. Tomado de National Geografic. España

Vetedero de basura en los Países Bajos. Tomado de National Geografic. España.

La Dirección de Informatización como parte de su accionar en el entorno universitario, tiene como misión no solo dar sustento a los servicios informáticos de forma segura. También debe contribuir a la educación de estudiantes y trabajadores en torno al uso responsable de las TIC. Esta nota debe contribuir en este objetivo.

El Comandante en Jefe de la Revolución Cubana Fidel Castro en la Cumbre de la Tierra (12 de junio de 1992) alertó sobre los peligros que asechaban a la especie humana cuando expresó: “Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre”.

Es posible que muchos no comprendieran que como resultado de la agresión al medio ambiente se ponía en peligro la especie humana, pero tampoco se comprendía tal vez, que una área emergente de la producción material como era la producción de equipos electrónicos comprometería con sus desechos los destinos de la humanidad.

No a la basura

No a la basura. Símbolo utilizado para significar el problema

Es común que cuando una batería concluye su vida útil en Cuba, su destino sea el cesto de basura sin atender el símbolo impreso en ellas, que alerta que este tipo de material no debe tener como destino la basura.

Si bien no existe un mecanismo adecuado a nivel de país para dar un destino específico a los materiales de esta índole, se impone una cruda realidad, las personas no se hacen la pregunta de rigor para estos casos: ¿En qué se sustenta este símbolo que nos llama la atención de no tirar a la basura o dar fuego a estos materiales desechables?.

Algo similar sucede con las partes plásticas de los equipos electrónicos, que se ha demostrado, son un peligro para humanos y animales. Los microplásticos son el mejor ejemplo.

También están ante la vista de todos, las placas cuajadas de componentes electrónicos, entre ellos, los semiconductores o los tubos de pantalla de monitores radio catódicos, que aparecen en los vertederos.

Se puede tomar en consideración el aspecto económico, pero no es objetivo de nuestra reflexión, aunque bien pudiera ser objeto de meditación por quienes se ocupan de la recuperación de materias primas.

Nuestra visión está enfocada a los problemas que se relacionan con el medio ambiente.

Una batería puede contener plomo, mercurio, niquel, cadmio y otros elementos metálicos y no metálicos.

Los semiconductores tan utilizados en la electrónica, inicialmente se componían de silicio y germanio, luego la gama de elementos fue ampliándose hasta incluir finalmente el azufre, cuya emisión a la atmósfera en forma de vapores se considera muy nociva.

Por su parte las baterías de los teléfonos móviles y motos eléctricas se produce con litio, que ha comenzado a ocupar un lugar estratégico en las economías de México y Bolivia, lo que ha condicionado el crecimiento de su precio en el mercado.

La recuperación de estos materiales es costosa y requiere mucha tecnología, pero su colecta por empresas especializadas se puede convertir en un rubro exportable de materias primas para el país, que agradecería el medio ambiente.

La otra cara del problema es que las baterias ordinarias y de móviles junto a las placas electrónicas al entrar al proceso de la basura terminan en los vertederos donde se produce su incineración, muchas veces incompleta, que hace posible que se fragmenten fácilmente y ocurra lo que los fabricantes alertan, se mezcla con la tierra o se despide en vapores nocivos a la atmósfera por la combustión y luego la lluvia contribuye a que se infiltre en la tierra y llegue a los cursos de agua y al mar.

El plomo por ejemplo, es conocido por ser muy nocivo, capaz de introducirse en el torrente sanguíneo y producir una enfermedad llamada saturnismo que deteriora el cerebro y el sistema circulatorio, efecto que comparte con el mercurio.

El cadmio puede producir alteraciones en la reproducción que pueden llegar a provocar infertilidad. El cromo, está relacionado con afecciones en los huesos y los riñones.

Un tubo de luz fluorescente que con tanta frecuencia encontramos en basurales y que muchos niños como parte de sus juegos hacen explotar, puede contaminar 16.000 litros de agua; una batería de níquel-cadmio de las empleadas en telefonía móvil, 50.000 litros de agua; mientras que un televisor puede contaminar hasta 80.000 litros de agua.

El sitio de National Geografic de España dice lo siguiente:

“Los desechos electrónicos contienen metales preciosos incluyendo oro, plata, cobre, platino, y paladio, pero también un valioso volumen de hierro y aluminio y plásticos, que pueden reciclarse. Las estimaciones calculan que de los desechos electrónicos pueden obtenerse hasta 55.000 millones de euros al año en materiales. De acabar en el lugar adecuado, en vez de resultar perjudiciales, podrían ser una fuente inestimable de riqueza, por ello la próxima vez que cambies de teléfono, ordenador o televisor, es importante llevarlo a un punto adecuado de recogida”. (SIC) (National Geografic. España. 2022)

No se pretende explicar cuestiones en que los especialistas en medio ambiente son autoridades, sino abrir el camino para que se comiencen a visualizar estos problemas de las TIC, con una coloración verde y así quede en pie el compromiso de tratar en una nota futura que se conoce como informática verde.

Y no se puede concluir sin responder, desde nuestra visión, la pregunta que dio origen a estas notas. La respuesta está sustentada en la cordura: La basura electrónica, en el sentido estricto, no es objeto de estudio de la ciberseguridad, pero no puede ser ajeno a ella, el destino que se da a los desechos que se generan como consecuencia del uso de las TIC y la obsolescencia tecnológica por la celeridad de los avances tecnológicos. El mayor problema está en los efectos nocivos que produce la falta de mecanismos para un reciclaje adecuado, que gravitan sobre la salud humana y del plantea, como bien alertara el líder histórico de la Revolución Cubana 30 años atrás en la Cumbre de Río de Janeiro, Brasil. Por ello, en el futuro a la basura electrónica hay que ponerle cerebro y corazón.

En esta nota resultaron provechosos datos e ideas de:

National Geografic. España. Los peligros de la basura electrónica.

Natura activa. Blog: El peligro de la basura electrónica.

Esta entrada fue publicada en basura tecnológica, Ciberseguridad, componentes internos de la PC, Educación de Usuarios, informaciones, informática verde. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta